Entradas

Consejos para cocinar un delicioso arroz blanco

El arroz blanco es una de las recetas más sencillas que existen, pero sabemos que lograr la exquisitez en este plato es tarea difícil. Hoy en el blog del arroz, os mostramos algunos consejos para que alcance la cocción perfecta.

arroz blanco

Como sucede en algunos ámbitos de la vida, conseguir la perfección en las pequeñas cosas, se torna una tarea de lo más complicada. Si nos referimos al arroz, este problema ocurre a la hora de la cocción o de que no se nos pegue. Por ello, en el blog del arroz, queremos daros algunos consejos para que saboreéis un delicioso arroz blanco.

Las medidas que vamos a utilizar con las siguientes:
Dos tazas de agua por cada taza de arroz
Una cucharada de aceite por cada taza de arroz
Una cucharadita de sal por cada taza de arroz

  1. Una vez que tenemos listos los ingredientes, elegimos una olla que se adecue a la cantidad de cereal que vamos a cocinar. En la olla vertemos todos los ingredientes y colocamos la olla a fuego alto hasta que comience a hervir.
  2. Al cabo de unos pocos minutos (nunca más de 5) veremos como el agua se va consumiendo, hasta que prácticamente no queda nada en la olla. Cuando veamos que no queda más agua para seguir hirviendo, pero que el arroz no está del todo seco, bajamos la potencia del fuego, y lo ponemos a fuego lento. Tapamos la olla y lo mantenemos a fuego mínimo hasta que transcurran 15 minutos. Una vez ha pasado este tiempo, destapamos la olla y probamos el grano.

Lo que parece muy sencillo en la teoría resulta complicado cuando lo ponemos en práctica. Muchas veces ocurre que el grano se nos ha deshecho o que se ha pegado en la olla. Para que esto no os ocurra, os proponemos estos consejos:

  • Elegir bien la olla. Es importante que cojamos un tamaño de olla acorde con la cantidad que vamos a cocinar. También es importante seleccionar una olla que no sea propensa a que los alimentos se peguen.
  • Tenemos que estar pendiente de que el fuego mínimo de nuestra cocina no sea demasiado débil, ni el máximo demasiado potente. Si no sabemos si esto es así o no, tendremos que estar pendiente de lo que estamos cocinando hasta que demos con el fuego exacto.
  • Añadir la cucharada de aceite. Es muy normal que se pegue si se nos ha olvidado este ingrediente. No es necesario que la cucharada sea muy generosa, con un poco que añadamos es suficiente.
  • Cocinar con el arroz adecuado para que no se deshaga.

Desde el blog de arroz esperamos que estos consejos os ayuden a cocinar con éxito un plato tan sencillo como el arroz blanco. Recuerda que el arroz en una gran fuente de fibra, y es bueno para el corazón y la presión arterial. Si tenéis otros trucos para lograr la cocción perfecta, o para evitar que el arroz se os pegue, podéis dejarlo en nuestros comentarios.

4 formas de cocinar el arroz

El arroz es uno de los alimentos más versátiles que existen, por lo que es posible cocinarlo de muchas formas. En el Blog del arroz te damos 4 claves para que las conozcas. Leer más

,

¿Cómo cocer el arroz? Trucos para conseguir el arroz perfecto

¿Eres de los que no es capaz de dar el punto perfecto al arroz? Esta puede ser una de las recetas más complicadas si no sabemos cómo cocinarlo. En el blog del arroz te damos los trucos para cocer el arroz perfecto.

Saber freír un huevo sin gastar mucho aceite o hacerlo a la plancha y que la yema nos quede perfecta es algo de chef reputados, y cocinar un arroz blanco con sabor que no se nos pegue, se nos quede sin agua o quede hecho una pasta, se convierte en un reto aún para muchas personas. En el blog del arroz.es te damos las claves para que el arroz blanco te quede espectacular.

Incluso las recetas y las técnicas de cocina más básicas tienen un procedimiento importante que seguir si queremos que el resultado sea plenamente satisfactorio.

Para que el arroz no nos quede duro, ni se nos pase es primordial dos tazas de agua por cada una de arroz. Mide muy bien las cantidades porque, o nos puede faltar agua o nos puede sobrar mucho arroz, aunque hay quien hace para que sobre y poder hacer otras recetas con él. En la nevera aguanta bien varios días, si lo lavamos con agua caliente para que los granos queden sueltos, estará perfecto.

white_rice

INGREDIENTES
1 taza de arroz ( aproximadamente dos para dos personas)
2 tazas de agua ( si echáis más tazas de arroz duplicad siempre las tazas de agua)
Una cucharada de aceite de oliva o media cucharadita de mantequilla o margarina
Un puñado de sal.

Hay quien también:

  • Cuece el arroz con una hoja de laurel para que absorba más sabor
  • Sofríe el arroz con aceite y una pastillita o dos de avecrem, según el gusto, antes de añadirle el agua para que quede aún más sabroso.
  • Fríe un ajo antes y lo rehoga con el arroz, para después añadirle el agua

Todas estas medidas sirven para enriquecer el sabor del arroz en blanco ya que, éste por sí solo tiene un sabor que puede resultar soso y simple. Se pueden utilizar en recetas como el arroz a la cubana, risotto, el arroz con pollo o nuestras ensaladas de arroz.

Hay también quien combina dos o los tres atributos para realzar el sabor del arroz. De todas formas, estos son los ingredientes para que nuestro arroz blanco consiga su punto óptimo de cocción. 

Si vais a cocinar risotto, en nuestro blog del arroz recomendamos hervirlo con mantequilla, pues ésta conseguirá un punto realmente bueno a nuestro arroz.

 

original

PREPARACIÓN
En una olla añadimos una cucharada de aceite, calentamos y sofreímos un ajo en rodajas. Vertemos el arroz con una cucharadita de sal y movemos bien hasta que el arroz se empape del sabor del aceite y del ajo. Si solo queremos el sabor del ajo los retiramos ahora, sino de igual manera añadimos las dos tazas de agua y subimos el fuego para que rompa a hervir.
Si no queremos añadir ajo y solo queremos laurel, lo hervimos todo junto además del aceite y la sal, el avecrem lo podemos añadir al arroz sofrito y añadir luego el agua, o la pastilla en el agua directamente si no queremos sofreír el arroz.
Una vez que rompa a hervir bajamos a fuego lento y lo dejamos hervir durante 20 minutos sin tapadera, con tapadera tardará entre 10 o 15 minutos. Si lo hervimos con tapadera, el arroz absorberá mejor el sabor del avecrem o del laurel.
Pasado este tiempo se debería haber consumido el agua. Probamos y si sigue duro lo dejamos unos minutos con el fuego apagado en la olla antes de colarlo. Para quitarle el exceso de almidón podéis enjuagarlo un poquito con agua fría, así los granos quedarán perfectamente sueltos. Importante y a tener en cuenta, escoger una olla antiadherente, para que no se pegue la comida mientras cocinamos.
Ya sabes los consejos para cocinar el arroz perfecto, pero, ¿dónde probar un arroz en su punto en Sevilla? No dejes de visitar el Restaurante Arrocería “A Banda, arroces y tapas” donde podrás probar los mejores arroces y las mejores paellas de Sevilla, ¡no te arrepentirás!

5 mitos sobre el arroz que deberías saber

Todos los alimentos suelen estar rodeados de falsos mitos que se suelen creer como ciertos, también el arroz. Por eso, en el blog del arroz, te contamos cuáles son los falsos mitos sobre el arroz que debes saber.

El arroz es un alimento universal, uno de los cereales más consumidos en todo el mundo, que contiene, además, múltiples beneficios. Pero, ¿estamos realmente informados acerca del arroz? ¿Creemos que son ciertas afirmaciones son verdaderas cuando, en realidad, son rumores y mitos? En el blog del arroz queremos despejar todas tus dudas, y que disfrutes del arroz sabiendo todo acerca de este cereal.

Mitos sobre el arroz

  1. El arroz engorda. Este mito sobre el arroz es falso. Los alimentos con alto contenido en agua, como es el caso del arroz, no suelen ser de alta densidad energética o calóricos. Lo importante, por tanto, es la cantidad de alimento que tomemos. Es recomendable que el arroz ocupe  1/4 del plato de comida.

    Sin embargo, si ingerimos una cantidad de calorías superior al gasto que tenemos, nuestro peso no aumentará, aunque consumamos mucho arroz.

  2. El arroz no forma parte de una dieta equilibrada. Esta afirmación es falsa.  El arroz aporta a nuestro organismo de los carbohidratos que necesita, como energía para desarrollar las actividades del día a día.

    Aunque el porcentaje de carbohidratos del cuerpo humano debe encontrarse entre el 50% o el 55 %, es beneficioso que éste aumente hasta un 60% o 65 %, en cuanto a atletas que suelen entrenar diariamente.

  3. Si eliminamos el agua, el arroz engorda menos. Uno de los mitos más extendidos sobre el arroz es éste, y es falso también. Una vez que eliminamos el agua con la que hemos hervido el arroz, lo único que conseguimos es perder las cadenas cortas de los hidratos de carbono; aquéllas que permiten que nuestro organismo digiera más fácilmente el arroz. Con esto, se pierde una gran cantidad de vitaminas y minerales, quedándonos únicamente en ese arroz  los hidratos de carbono, poca fibra insoluble -pues la soluble la eliminamos junto al agua-, además de vitaminas liposolubles e hidrosolubles.  La diferencia es que, así, al eliminar parte del almidón, el arroz pesa menos y la energía que éste aporta a nuestro organismo, es la misma; es decir, más arroz sin su agua, puede aportar más energía que una menor cantidad de arroz con su agua.
  4.  Las personas diabéticas deben consumir arroz. Cierto.  Es recomendable que las personas que padecen diabetes consuman arroz, pero arroz integral preferiblemente. Esto se debe a que el arroz blanco aumenta el azúcar en sangre mucho más rápido que el cereal integral.
  5. El arroz integral es más nutritivo que el arroz blanco. Esta afirmación es cierta, igualmente. No son pocos los estudios que demuestran que el arroz integral es beneficioso para el corazón. Por otra parte, ayuda a que mantengamos una buena salud intestinal, por la cantidad de fibra que aporta y por sus vitaminas antioxidantes y minerales.

Como habrás comprobado, no todos los mitos que circulan acerca del arroz son ciertos. Es genial conocer todo acerca de los alimentos que consumimos, y en el Blog del arroz, queremos que sepas todo lo que necesitas sobre el arroz, nuestro alimento preferido.