Las claves para hacer un exquisito arroz de campo

Pese a que es posible elaborarlo en todos los lugares y ciudades, puesto que sus ingredientes serán accesibles, hoy en el Blog del Arroz vamos a contarte cuáles son los pasos para preparar un exquisito arroz de campo para varias personas y en su lugar de origen.

Aunque si estás en una casa de campo o cualquier tipo de barbacoa o celebración, existen muchos modos de elaborar un arroz para un grupo amplio de personas, siempre que quieras, podrás seguir la receta tradicional. Por ello, debes tener en cuenta que el ingrediente principal del clásico arroz de campo, más allá del cereal protagonista de nuestro blog, es el conejo.

El conejo no solo aporta un sabor delicioso, fruto de sus exquisitas carnes, sino que gracias a su escaso contenido graso es un plato muy saludable. Respetando esta receta original, tendrás la opción de conectar al arroz con la tierra en la que te encuentres, adquiriendo el ingrediente central en alguna de las tiendas cercanas o en el mercado local.arroz mar montaña

Con el objetivo de fomentar todavía más la denominación de origen del plato, tendrás la oportunidad de salir con tus amigos a buscar setas por las zonas montañosas cercanas. No obstante, si no estás en un lugar propicio para el nacimiento de este codiciado hongo, no te preocupes, ya que puedes salir a comprarlas para disfrutar de esta increíble combinación.

El resto de ingredientes son los tradicionales. Pimiento, cebolla, tomate, ajo, especias… Todo depende del gusto que quieras satisfacer. Teniendo todos los ingredientes, es hora de pasar a la acción, y si deseas seguir el modo tradicional, aquí te presentamos los pasos a seguir.

1. El fuego

Lo ideal es cocinar este tipo de arroz sobre una paella de gran tamaño y un fuego natural como el de las barbacoas, el cual contribuirá a incrementar la artesanía del plato. Tal como quieras, con leña o sin ella, debes preparar un fuego de bastante intensidad, que aguante con fuerza durante toda la elaboración y que abarque las dimensiones del mismo. Es una tarea interesante, que también sirve para confraternizar con tus acompañantes, quienes deberán ayudarte.

2. Añadimos los ingredientes

Una vez ya hemos preparado el fuego natural, es el momento de añadir todos los ingredientes. A la hora de hacer el típico sofrito, también resultará conveniente la ayuda de otros compañeros para cortar todos los alimentos. Sobre una capa de aceite que cubra todo el recipiente, se deben añadir todas las verduras elegidas, y cuando estas ya queden pochas, es la hora del conejo y las setas.

3. Cocción del arrozarroz carrillada

Tras el sofrito, debemos añadir el arroz, sin olvidar que debemos elegir dos puñados para cada persona. Para cocerlo, verteremos un caldo, el cual recomendamos elaborar de modo casero, con carne de pollo, o sirviéndonos del propio conejo. Finalmente, removeremos hasta que el arroz alcance el punto extacto, aproximadamente unos 15 minutos después.

Tras dedicar un tiempo para el reposo, tendrás a tu disposición un magnífico arroz de campo, realizado en compañía que hará las delicias de tu fin de semana, pero si cocinarlo te resulta pesado, puedes venir al restaurante en Sevilla A Banda, donde encontrarás todo tipo de especialidades de arroz.

 

3 arroces melosos de sabor extraordinario

Dependiendo del grado de cocción elegido, podremos diferenciar entre arroces secos, melosos y caldosos. Hoy en el Blog del Arroz, vamos a detenernos en los arroces melosos, un tipo de preparación que admite múltiples ingredientes bajo el único objetivo de acceder a la excelencia.

¿Te gustan los arroces? Tal como explicamos en este post, los arroces melosos se encuentran en una gama intermedia. Sin llegar a tener el aspecto de una sopa, tal como sucede con los arroces caldosos, o quedar totalmente desprovistos de caldo, tal como sucede con los secos, reciben su nombre debido a que adquieren una textura similar a la de la miel, aunque por supuesto, su sabor no tiene nada de que ver con ella.

De hecho, esta textura acuosa y aceitosa se relaciona en muchos casos con los risottos, con la diferencia básica de que esta textura es únicamente producto de su cocción, en el caso de los arroces melosos, mientras que en la receta de origen italiano, se consigue a base de la utilización de ingredientes como la nata o el queso.

¿Y su cocinado? La ciencia del arroz meloso también es bastante sencilla, aunque requiere máxima atención a la hora de retirar el fuego en el momento ideal para obtener su clásica textura, así como calcular las cantidades exactas de agua para que el plato no se desvíe de sus cánones. Quizás necesites practicar un poco antes de que te salga perfecto, pero ¡no te rindas!

Una vez conocidos algunos de los misterios de los arroces melosos, llega el momento de conocer algunas de sus variedades más exquisitas, tales como las que presentamos a continuación.

1. Arroz meloso de polloarroz meloso pollo

El arroz meloso de pollo es una receta muy tradicional. Aunque también puede prepararse seco o caldoso, consideramos que la melosidad es el tacto ideal para emplear este ingrediente en la preparación del arroz, ya que genera en la boca una textura uniforme, como fruto de la unión entre la suavidad de este arroz y el pollo desmenuzado.

Esta receta, muy común en los hogares españoles, hace las delicias de adultos y mayores, por lo que nunca dejamos de recomendar su degustación tanto en la vida cotidiana como en todo tipo de ocasiones especiales.

2. Arroz meloso del señoret

Esta receta de origen alicantino tiene raíces aristocráticas, pues recibe este nombre debido a que todos sus ingredientes se presentaban pelados, libres de huesos y espinas, de tal manera que ‘los señoritos‘ no tuvieran que ensuciarse las manos. ¿Curioso, verdad?

La clásica receta de este arroz meloso contiene gambas, langostinos y cigalas, todos ellos listos para degustar con la cuchara y el tenedor, sin usar las manos, propiciando un sabor único y distinguido.

3. Arroz meloso de carrillada de cerdoarroz carrillada

¿Eres un fan de aquellas comidas que se deshacen en la boca? La carrillada de cerdo es una de las carnes que cumplen a la perfección este requisito gracias a su jugosidad. Si la cocinas, dando forma a un exquisito arroz meloso, conseguirás que tu paladar sacie sus ansias gourmet.

El arroz meloso con carrillada de cerdo es un modo excelente para sorprender a tus invitados, sirviéndote de una materia prima de calidad para preparar un arroz muy exclusivo.

Si quieres disfrutar de algunas de estas variedades directamente en la mesa, puedes visitar un restaurante en Sevilla como A Banda, donde el arroz meloso integra recetas mágicas para todos los paladares.

La historia del arroz en alta mar

El arroz es uno de los productos más tradicionales de la agricultura en todas las latitudes, donde supone un aporte muy importante en todas las dietas. Aunque nacido de la tierra, este alimento siempre ha guardado una especial relación con el mar. En el Blog del Arroz te explicamos el por qué de este vínculo tan singular.

Aunque en sus inicios fue un producto muy exclusivo, con el paso de los años, se fue haciendo bastante popular, hasta ser en nuestros días el segundo cereal más consumido en el mundo. En este sentido, los marineros, como clase popular, fueron los responsables de extender el uso de este alimento en alta mar.

A partir de ahí, hemos conocido una innumerable cantidad de recetas originadas gracias a la destreza de los marineros para sacar el máximo partido del arroz, ingrediente básico de sus dietas por tres fundamentales motivos:

1. Es un alimento muy económicoarroz marisco

El arroz es, hoy en día, uno de los alimentos más baratos que pueden consumirse en la actualidad, pero también lo era desde la Edad Media, donde funcionaba como el ingrediente más sencillo para asegurarse el aporte nutritivo básico.

Esta es una realidad que los pescadores, cuyos emolumentos no alcanzaban un nivel demasiado alto, conocían muy bien, por lo que convirtieron en parte indispensable de su dieta.

2. Alto aporte calórico

Una consecuencia de la escasa disponibilidad económica de marineros y pescadores es la necesidad de sacar el máximo partido a un mínimo número de alimentos. De hecho, debido a que el grueso de su actividad se basaba en vender pescado al público, era obligatorio aprovechar para el autoconsumo aquellas piezas que contenían una menor calidad.

Puesto que el arroz es un alimento con un alto valor energético, gracias a su contenido de hidratos de carbono, funcionaba como la solución perfecta para paliar esta escasez, combinándolo con aquellos pescados sobrantes. De esta manera, conseguían elaborar platos copiosos, que permitían incluso realizar una sola comida al día, obteniendo igualmente el necesario aporte calórico.

3. Es un alimento no perecederoarroz langosta

Por todos es sabido que el arroz es un tipo de alimento que aguanta grandes temporadas en nuestra despensa, sin perder sus propiedades y manteniendo su validez para el consumo. Se trata de una condición muy útil para los marineros, que pasaban grandes temporadas en alta mar con el objetivo de ahorrar costes en el viaje.

Esta propiedad les permitía almacenar grandes cantidades de arroz en su bodega, las cuales se mantenían intactas con el paso de los meses, propiciando la existencia permanente de provisiones.

Fruto de esta especial relación, han nacido recetas que hoy enriquecen nuestra gastronomía, tales como el arroz a banda, el arroz del señoret, arroz marinero o el caldero de arroz. Estos platos, que han evolucionado a lo largo del tiempo, triunfaron en nuestras costas hasta penetrar con rotundo éxito en toda la geografía española, para el deleite de todos los paladares.

Si no puedes esperar más a probar estas recetas, te recomendamos un lugar muy exclusivo como es el restaurante en Sevilla A Banda, donde comer todo tipo de platos de arroz adquiere su máximo esplendor.

Los platos de arroz más revitalizantes

El arroz es un aporte imprescindible de energía para todo tipo de dietas, mas aun si le añadimos otros ingredientes que refuerzan esta cualidad. Por ello, hoy desde el Blog del Arroz queremos destacaros varias recetas, que destacan por sus increíbles propiedades nutritivas.

Y es que el arroz, combinado con los ingredientes que te presentamos a continuación conformará recetas ineludibles para recargar las pilas después de largas jornadas de trabajo, ocio o deporte.

1. Arroz negro con habitas y chipirones

El arroz negro es una de las formas más deliciosas que puede adoptar el arroz, pues su degustación ha creado bastante afición en todos los paladares. Sirviéndonos de los chipirones y su exquisita tinta obtendremos un jugoso plato que destaca por sus cualidades nutricionales, ya que este cefalópodo contiene proteínas de alta calidad, además de ser escaso en cuanto a calorías y grasas.

Para completar el aporte de este delicioso plato, añadimos las habas, que pese a su parecido a las verduras, son legumbres ricas en vitaminas y fibra.

2. Arroz con jamón, habitas y esparragos triguerosarroz esparragos

Creemos en el arroz como la base perfecta para alumbrar todo tipo de sabores de altísima calidad. Y no es necesario que ninguno de los ingredientes sea excesivamente caro para conseguir una receta de primer nivel.

En este caso, mantenemos las habas, para añadirle el inconfundible aroma de los esparragos trigueros, los cuales multiplicarán el contenido en fibra y desencadenarán la eliminación de toxinas en el comensal. Asimismo, el efecto revitalizante se multiplicará por la acumulación de vitaminas en esta hortaliza.

El jamón pone la guinda a esta preparación, pero no por ello el plato deja de ser menos saludable, ya que, aunque desconocidas, este manjar posee propiedades saludables que entre otras cosas, previenen las enfermedades cardiovasculares.

3. Arroz mar y montaña

Esta preparación reúne las bondades de los productos de la tierra, uniendo lo mejor del mar y la sierra en un exclusivo plato, donde el arroz da cobijo al pollo, los chipirones y las gambas, auténticos garantes de este fantástico recorrido por la gastronomía española.

De esta manera, conseguiremos una receta muy revitalizante gracias a su contenido de proteínas, sin que esto vaya en detrimento de la dieta, pues estos alimentos apenas contienen grasas.

4. Arroz de la huertaarroz verduras queso

La mejor forma de disfrutar de tu pasión por el arroz y que este sirva para recargar energías sin perjudicar en demasía la línea es combinarlo con todo tipo de verduras. Existen muchas posibilidades, pero recomendamos modificar los alimentos según la temporada del año en la que nos encontramos, descubriendo siempre nuevos matices en cada elaboración.

Por ejemplo, durante los meses de marzo y abril viven su mejor época verduras como el puerro, la calabaza, el brócoli, la acelga o la coliflor. Sírvete de ellas para modificar estas recetas saludables y adaptarlas a la temporada.

Lo mejor de todas estos platos es la sencillez de su preparación, apta para todos los niveles, pero si prefieres que te lo presenten todo hecho, no hay nada mejor como visitar A banda, un restaurante en Sevilla, cuyos profesionales son auténticos maestros en la elaboración del arroz.